martes, 12 de octubre de 2010

Sopeao (plato típico veraniego de Tolox)

Sé que ya no apetecen estos platos fríos, que ya han llegado las lluvías y ha refrescado, pero tengo que publicarlo antes de que olvide cómo lo preparó mi madre este verano.

Éste es un plato que ya nadie suele preparar,  pero que llenó los estómagos de nuestros antepasados campesinos y ganaderos. Podían prepararlo y comerlo en mitad de la campiña, con pocos ingredientes y les refrescaba de las largas horas de trabajo a pleno sol. Como la mayoría de las comidas de esos tiempos, el sopeao también se hacía en un lebrillo, el cuál se servía en el centro de los comensales (no necesariamente sobre una mesa) y todos comían de la misma fuente, con o sin cuchara metálica (podían hacer cucharas con el pico de corteza del pan, la cuál se comían al finalizar el almuerzo).
De esta receta sale el primer plato y la bebida, y al final explico cómo conseguían hasta un segundo plato!

En mi casa nos acordamos del sopeao siempre que mis primas catalanas se lo piden a mi madre cuando vienen de vacaciones al pueblo, por lo que aún seguimos comiendo este plato al menos una vez al año. Tengo que decir que está buenísimo, pero el sabor será mas espectacular si las verduras son recogidas maduras de la huerta ecológica.
Espero que mi publicación de la receta anime a mas personas a prepararlo y degustarlo, y ayude a que este plato no se pierda del todo en el olvido.



No pondré cantidades exactas de los ingredientes puesto que varían según gustos, pero podéis ver las cantidades aproximadas que usamos para 4 personas en las fotografías.
Ingredientes:
Ajos
Sal
Pimientos verdes (de freir)
Tomates
Agua bien fría
Vinagre
Pan del día anterior o de varios días
Cebolla
Pepino
Aceite de oliva


Preparación:
En un lebrillo machacar los dientes de ajo con la sal, añadir los pimientos troceados y seguir machacando.


Agregar el tomate y machacar igualmente, dejando los trozos no muy pequeños.
Ahora añadir el agua bien fría (un litro y medio aproximadamente) y bastante vinagre.



Echamos el pan en trozos sobre el lebrillo  y asentamos con una cuchara para que se empape todo el pan (nosotros tuvimos que cambiar del lebrillo a otra fuente mas grande para que cupiese todo). Dejamos reposar un buen rato.

Después del reposo picamos el pepino y la cebolla sobre la fuente. Sólo usamos medio pepino del que se ve en la primera foto.



Con la ayuda de una tapadera un poco mas pequeña que el lebrillo vamos vaciando el caldo en una jarra, apretando bien el pan y las verduras para que queden bien escurridas (de este paso no hay foto porque me faltaban manos).

Una vez escurrido todo el caldo, regamos el contenido del lebrillo con abundante aceite de oliva.
Ya tenemos preparado el almuerzo y la bebida con el mismo trabajo!

Cuando quedaba poco contenido en el lebrillo, se solía añadir atún, huevo duro y mas aceite, lo machacaban todo junto y ya tenían listo el segundo plato. No me digáis que este plato no es apto para los tiempos de crisis que corren, eh?


Voy a presentar esta receta al concurso gastronómico de Apicius, cuyos patrocinadores son
San Ignacio, La Cocina de Plágaro, Taller de las tradiciones, Oh!Menaje, Servisem Gastronomía, Cofradia del Cocido Vitoriano.









Print Friendly and PDF

15 comentarios:

  1. Qué rico en cualquier momento del año :)

    Este plato me recuerda al "empedrat", aunque se hace con alubias y no lleva pan.

    Mucha suerte en el concurso

    que pases un feliz día

    ResponderEliminar
  2. Hola Ranger:
    Su receta ha sido registrada para el concurso.
    Como sabe, si es su deseo, puede participar con otras dos recetas.
    Espero tenga suerte con la decisión del jurado, del que no tomo parte.
    Gracias por participar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Realmente está muy bueno, y a mí me recuerda a una ensalada en la que se añade el pepino, tomate pimiento y demás a patata y huevo cocido. No conocía la posibilidad de hacer un caldo, pero tiene que estar muy muy rico. La verdad es que es una receta riquísima para hacerla en verano. Me encantan las recetas tradicionales, siempre sencillas y llenas de sabor. Muy buena entrada!!! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. aunque aya pasado el verano me comia yo un platito ehh besosss

    ResponderEliminar
  5. Que rico este sopeao, mi madre hace uno parecido pero con huevo duro y la verdad que está buenísimo. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. te he nominado a un tag pasate por mi blog besitos wapa

    ResponderEliminar
  7. Estos son los platos que a mi me gustan¡¡ y comerlo como lo comian antes "cuchará y paso a trás".. es muy parecido a la "pipirrana" que tenemos en Jaén.
    Seguro que lo hago. Gracías por pones estas recetas.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  8. Ranger me ha recordado un montón a la pipirrana de mi casa y te aseguro que lo haré porque me encantan estos platos tan buenos y de toda la vida. Enhorabuena a tu mami por enseñarte cosas tan buenas.
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  9. menudo lujo....las verduritas del huerto....
    bexinos wapa!!!

    ResponderEliminar
  10. Es muy parecido a un plato que prepara mi madre y que nos encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. En mi casa la llamamos pipirrana, tambien con caldo, y comerla con cuchara a mi me encanta.
    A mi hija lo que más le gusta es el pan, ir mojando como si fuese una salsa.
    ¡¡¡Qué maravilla de receta!!! Y sobre todo de las de toda la vida de nuestra tierra.
    Me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. no la conocía, es una suerte descubrir por los blogs recetas de cualquier rincón de España

    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Me alegra ver que os gusta este platito, pensaba que estas comidas ya en decadencia no os llamaría la atención. Y lo que es muy curioso es ver como un plato o sus variantes toman distintos nombres según donde se hagan.

    El caldo de este plato, no sé si lo he explicado bien, pero se escurre del lebrillo y luego se sirve en los vasos, vamos bebiendo al mismo tiempo que vamos comiendo. Yo de pequeña le decía a mi madre que era una comida un poco tonta, ¿para qué se le quitaba el caldo si luego lo bebíamos? Pero es verdad que está mejor así.

    Muchísimas gracias a todos por comentar e informarme de los platos a los que os recuerda, yo aprendo mucho incluso de los comentarios.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Elisa!! Me encanta tu blog, sobre todo me gusta mucho que cuentes cositas de ese pueblo tan bonito que es Tolox, ya que la familia de mi marido tambien es de allí, he venido a hacerte una visita porque tu cuñada Ana que es prima de mi marido me habló de tí, me encantan tus recetas y muchas de ellas las pondré en práctica, a mi me gusta mucho la cocina y tambien hago mucha repostería, me quedo otro ratito por aquí viendo esas recetas maravillosas y a partir de ahora tienes una nueva seguidora. Un saludito.

    ResponderEliminar
  15. Hola Dulce Aroma, me alegra que te guste lo que ves en mi blog. A mi realmente lo que me gusta es también la repostería y los panes, pero tengo que contenerme y hacer algo salado para comer a diario, porque sino saldremos rodando cualquier día, jeje
    Muchas gracias por tus palabras!

    ResponderEliminar

GRACIAS POR DEDICAR TU TIEMPO A DEJARME UNAS PALABRAS DE OPINIÓN, SUGERENCIAS, VARIANTES,...
PUEDES CONTACTAR CONMIGO POR CORREO: OlorJazmin@gmail.com